Blog

Imagen de Luisella Planeta Leoni en Pixabay 

En términos simples, un ecosistema de aprendizaje de una organización comprende su gente, la tecnología y el contenido utilizados para el aprendizaje, la cultura y la estrategia que existen dentro de la organización. Todos los elementos de un ecosistema de aprendizaje impactan directa o indirectamente al aprendizaje que ocurre en esa organización.

En el pasado, el ecosistema de aprendizaje era muy simple: estaba compuesto por estudiantes, educadores y el contenido. Con el avance de la tecnología de aprendizaje y la globalización, el ecosistema de aprendizaje es bastante complejo, contando con numerosas opciones de contenido, mecanismos de entrega y la introducción del aprendizaje informal. Ya se ha producido un importante cambio del pasado al presente en el ecosistema de aprendizaje con la introducción del “e-learning”. El aprendizaje ha pasado de estar centrado en el profesor a centrarse en el contenido y está evolucionando para convertir al alumno en el núcleo del aprendizaje.

Echemos un vistazo al futuro del ecosistema de aprendizaje, que se basará en las tendencias actuales:

  • Personalización: cada individuo tiene su propia trayectoria de aprendizaje y capacidades. La personalización del contenido se está convirtiendo en una tendencia; sin embargo, necesita estar mucho más enfocado. En un futuro próximo, experimentaremos mucha más personalización del contenido de aprendizaje con un plan de estudios personalizado.
  • Gestión de contenidos: con la inteligencia artificial y el machine learning evolucionando a un ritmo nunca visto, la gestión de contenidos está cambiando de manual a automatizada. Los sistemas de gestión del aprendizaje son cada vez más inteligentes y responden a la interacción de los alumnos.
  • AR y VR: con la realidad aumentada y la realidad virtual siendo cada vez más accesibles, el contenido educativo cambiará hacia AR y VR para maximizar la personalización.
  • Conexión social: los seres humanos son sociales, por lo que el aprendizaje también debe ser social. Ya hay un cambio significativo hacia el aprendizaje social y no hará más que incrementar en el futuro.

El ecosistema de aprendizaje está, sin duda, evolucionando a un ritmo significativo. El aprendizaje ya no es una interacción autónoma alumno-profesor-contenido, sino mucho más. Ahora se ha convertido en un mecanismo complejo enriquecido que tiene el potencial de maximizar realmente el resultado del aprendizaje, siempre que se nutra y oriente adecuadamente. La industria del e-learning seguramente jugará un papel importante en la configuración del ecosistema de aprendizaje y lo hará más fructífero, tanto para individuos como para corporaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario